El Mitico
   Ingresar      Buscar en el sitio               [+] | [-]
Ingreso
¿Quién está en línea?
10 usuario(s) en línea (9 usuario(s) navegando WNews)

Registrados: 0
Invitados: 10

más ....
img

    Opinion : Un Heroe de Antuco

    Enviado por piglett el 18/5/2006 2:20:00 (1180 Lecturas) Noticia del mismo redactor

    Jorge Manosalva Valverde, se preguntaran ¿Y quien cresta es? Bueno, él es mi primo por el lado materno. Pero cual es su gracia. Señoras y señores él es un héroe. ¿Héroe de que?. Él hasta hace un tiempo atrás pertenecía al regimiento de Montaña N° 17 “Reforzados”, Los Angeles. Él sobrevivió nada menos que al triste episodio que vivieron los conscriptos en las cercanías del Volcán Antuco. Él es un héroe de Antuco.


    Mi primo una vez cumplidos sus 18 años debió presentarse en el regimiento, en la ciudad de Los Angeles para realizar su servicio militar. Él quería realizarlo, ya que desde muy niño siempre quiso pertenecer a las filas del ejercito

    Recuerdo que Jorge hizo ingreso al regimiento N° 17 de Montaña, en el mes de Enero del 2005 y pasaron alrededor de 15 días cuando tuvo la posibilidad de regresar a casa. En ese regreso, Jorge hace entrega de dos cartas a sus padres, una escrita por él, en donde asume su deber de cumplir y realizar el servicio, asumiendo el costo personal y todo lo que ello implica. También dar las gracias a sus padres y familia en general, por todo los años de formación, de entrega de valores y el crecimiento de vida que le entregaron y le seguirán entregando aun en su ausencia. La otra carta es enviada por el Ejercito, en ella se informa que se llevaran a los conscriptos por un periodo de formación militar.

    Recuerdo el triste fin de semana en que a mi primo debió partir para recluirse al Regimiento. Fue demasiado emotivo, pero la familia tenia las esperanzas que quizás esa seria la oportunidad que necesitaba para poder seguir la carrera militar que tanto añoraba.

    Hubo una etapa que pasó en Los Angeles al interior del regimiento, comenzando la formación militar y en donde se tenía un mínimo contacto telefónico o breves visitas presenciales de la familia. Luego de un periodo de instrucción militar a los soldados, se le hace entrega solemne de su fusil. Ese es el momento para comunicarles a todos, que llego la hora de la campaña, quizás el momento más difícil y complicado para un soldado en su formación. Es hora de aplicar todo lo aprendido con duras pruebas y en condiciones de extrema adversidad.

    Llega la hora de partir, la montaña espera. El Refugio "Los Barros" es el lugar que los albergara por un tiempo.

    Cuando partieron, ya algo andaba mal. El camión que debía trasladarlos a la primera estancia que era el refugio “Ventanas”, se detuvo y solo los dejo en Antuco. Debieron caminar alrededor de 32 Km, para hacer el trayecto completo.

    Durante el periodo de instrucción en el refugio "Los Barros", en una oportunidad les llega a visitar toda la plana mayor de la división de Ejercito, los que se trasladaron vía aérea al lugar. Fue una especie de Revista que hicieron los jefes, para supervisar “in situ” la instrucción.

    Llego el fatal día del regreso. Jorge sale junto a otros 90 conscriptos desde el refugio Los Barros, a las 5 de la mañana con destino a Antuco donde esperarían camiones que los trasladarían a Los Angeles. Las condiciones eran normales hasta cerca del medio día, las condiciones climáticas comenzaron a cambiar y cae una llovizna de nieve y viento que cada vez se hacia mas intensa.

    Alrededor de las 15 horas y cuando el cambio climático se hacia insostenible, el Teniente y el Suboficial, quienes estaban al mando de la compañía, se reúnen para tomar una decisión, seguir, hasta llegar a Antuco o guarecerse en un refugio improvisado, en una cabaña de propiedad de la Universidad de Concepción. La decisión fue escueta y categórica, la primera compañía de montaña N° 17 debía alcanzar el objetivo final mediante “marcha forzada” durante los próximos 12 Km. Y así lo hicieron, con pleno viento blanco y en condiciones de extrema adversidad.

    Alrededor de las 19:30 horas donde los esperaban equipos especializados del ejercito, ambulancias y personal medico para examinarlos.

    La compañía en donde iba mi primo no sabia la suerte que corrió la compañía de morteros que salió 3 horas mas tarde que ellos, 45 conscriptos y un suboficial muertos, productos a las inclemencias del clima, el frío y el fatal viento blanco.

    El resto de los conscriptos, quedaron aislados en el refugio, con escasos pertrechos y mínimas forma de comunicarse.

    El Ejercito en un comunicado oficial, que sale alrededor de las 16 hrs indica que una compañía completa de soldados se encuentra extraviada y dispersa en plena montaña producto del viento blanco y cambios imprevistos del clima.

    Acá se vienen una serie de contradicciones. Primero informan a las 16 hrs del extravío de soldados, siendo que la segunda compañía montaña, salió a las 08:00 de la mañana. Esa compañía salió con mal tiempo, por tanto ahí hay una grave responsabilidad de dejarlos partir en tales condiciones.

    A las 18:30 hrs se encontraban ya en Antuco un grupo de soldados de la Compañía de Comandos N° 12, de Santiago, completamente equipados para el rescate, quienes se trasladarían en botes zodiak bordeando la Laguna Laja, al lugar donde en teoría estaban los desaparecidos. ¿Cómo llegaron tan luego estos soldados de fuerzas especiales? ¿A que hora les avisaron que a las 18 hrs ya estaban en Antuco?.

    Temprano en la mañana el General Cheyre da una conferencia de prensa en donde da cuenta al país de la tragedia y dice tener la convicción de que todos los soldados desaparecidos están dispersos y desorientados. Cheyre le mintió al país y a los familiares diciendo que solo estaban extraviados y tenia la convicción de que estaban dispersos. Cheyre sabia que todos los soldados estaban muertos. Si siguen la cronología de los medios de comunicación, la tragedia era demasiado evidente. Un arriero de la zona, señala: "Los soldados extraviados, están todos muertos."

    Mis tíos se enteran que Jorge sobrevivió a la tragedia en horas de la mañana del día siguiente, terminando con el tormento que tenia en vilo a toda nuestra familia durante toda esa noche.

    Seguro que de ahora en adelante vendrá mucha información, ya que hoy se cumplirá un año de la peor tragedia de nuestro ejercito en tiempos de paz.

    Jorge hoy es un flamante soldado que desempeña funciones en un regimiento de Infantería en Arica. En el verano tuve oportunidad de verlo, saludarlo y conversar con él. Y le dije que me sentía extraño de tener un primo que es un héroe. Él me respondió ¿Héroe de que?

    Lo único que atine a preguntarle fue por que seguía en el Ejercito después de todo lo que paso. Se rió y me señalo que es una pregunta que todo el mundo le hace, pero que ni siquiera se toma la molestia de explicar, porque es algo que nosotros nunca vamos a entender.

    Mi primo tuvo la fortuna de volver a reencontrarse con sus padres. Lamentablemente hubo otros padres que solo tienen dos cartas y el honor de tener un hijo que para el Ejercito y para la sociedad chilena es un Héroe de Antuco.

    Jorge actualmente esta en la ciudad de Arica y volverá a Los Angeles en dos años mas, cuando termine su formación de soldado profesional e instructor. Y lucirá una piocha en su impecable uniforme que lo honrara para siempre como un Héroe de Antuco.

    Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia
     
    Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
    Autor Hilo